Advertisement

Abandonado: El acceso a alimentos saludables, frescos y asequibles es difícil de acceder para millones de personas que viven en las zonas rurales de EE.UU.

La pandemia del COVID-19 ha empeorado la inseguridad alimentaria de muchas personas que viven en condados con altas cifras de enfermedades crónicas que pueden aliviarse con una dieta nutricional
Updated: Jun. 14, 2021 at 5:01 PM EDT
Email This Link
Share on Pinterest
Share on LinkedIn

(InvestigateTV) Incluso en los mejores tiempos, millones de estadounidenses luchan por poner comida en la mesa.

No ganan suficiente dinero para pagar las facturas y también poder alimentarse regularmente a sí mismos y a sus familias. Viven en áreas donde los mercados son pocos y distantes. Algunos ni tienen automóviles, y las zonas rurales de Estados Unidos carecen en gran medida de transporte público. Otros luchan por llegar a fin de mes incluso con asistencia gubernamental y bancos de alimentos.

Desde que empezó la pandemia COVID-19, millones de familias tuvieron que tomar una decisión difícil que otros toman todos los días: ¿Pagar facturas o comprar alimentos?

Antes del año pasado, la inseguridad alimentaria afectó a aproximadamente el 10,5% de los residentes de EE. UU. Una vez que la pandemia cerró en gran medida la economía, los expertos estiman que el porcentaje de personas que sufren de inseguridad alimentaria al menos se duplicó, lo que afectó a 66 millones de adultos y niños de costa a costa.

Las personas que sufren de inseguridad alimentaria no tienen suficientes recursos para mantener una dieta y un estilo de vida saludable. La falta de acceso constante a productos frescos, carnes y lácteos puede conducir a (o exacerbar) diabetes, enfermedades cardíacas, obesidad y una gran cantidad de otras enfermedades.

Para algunos residentes de las zonas rurales de Estados Unidos, particularmente en las regiones de los Apalaches y el Delta Mississippi, la situación es aún más desolado.

Muchos viven en desiertos alimentarios donde los mercados que ofrecen una amplia variedad de frutas, verduras, carnes y lácteos asequibles están al menos a 10 millas de distancia de su hogar. Casi 2 millones de hogares en los Apalaches y el Delta dependen del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, o comúnmente llamado estampillas de comida, que les proporciona alrededor de $ 6 por día para cada persona en el plan.

“Me he ido sin comida antes”, dijo Breanna Talbert, quien depende de sus beneficios SNAP mensuales para alimentar a su familia.

El estado exacto y actual de la inseguridad alimentaria se desconoce en gran medida porque los datos federales sobre el tema están atrasados, a veces por años. Pero un análisis de InvestigateTV de los datos disponibles antes de la pandemia muestra tendencias preocupantes:

  • En el 2015, los datos más recientes del Departamento de Agricultura de EE. UU. mostraron que más de 7.1 millones de personas en los Apalaches y el Delta tenían poco acceso a alimentos saludables, lo que representa aproximadamente el 20% de la población de esas dos regiones.
  • Los estadounidenses con mayor inseguridad alimentaria vivían en la región del Delta Mississippi, con tres de sus condados de la nación con el porcentaje más alto de residentes sin acceso constante a alimentos suficientes para mantener un estilo de vida saludable. Estos condados también se encontraban entre los más pobres de la nación, con al menos el 30% de los hogares viviendo en pobreza.
  • En conjunto, 615 de los 662 condados en los Apalaches o Delta, el porcentaje de residentes que sufren de inseguridad alimentaria excedió el promedio nacional en el 2017.

“La inseguridad alimentaria se manifiesta en una variedad de resultados de salud negativos que afectan tanto a niños como a adultos y personas mayores”, dijo James Ziliak, economista y fundador del Centro de Investigación sobre la Pobreza de la Universidad de Kentucky, donde también enseña. “Lo vemos como un importante reto de salud pública en Estados Unidos”.

Desde los desiertos alimentarios en Kentucky hasta Mississippi y cocinas como la de Breanna Talbert en Virginia Occidental, los residentes dependen de los vecinos, organizaciones beneficiaras, jardines y la asistencia del gobierno para alimentar a sus familias. Aun así, esos esfuerzos a veces se quedan cortos.

Donde los mercados son difíciles de llegar

Muchas personas de la tercera edad en la zonas rural y accidentada de los Apalaches del Condado Robertson, Kentucky, buscan la camioneta marrón de Bill Robinson para llegar a sus casas con la entrega de comida.

Algunos están demasiado paralizados por el artritis para cocinar sus propias comidas. Otros no tienen un automóvil para conducir hasta el mercado más cercano, a unas 25 millas de distancia. Incluso Robinson, de 74 años, depende de las comidas para ayudar estirar el dinero para alimentos y evitar un viaje de 40 minutos por el terreno montañoso hasta el mercado.

“Estamos en el medio de la nada aquí”, dijo Robinson.

En el Condado Robertson, una cuarta parte de los adultos tiene diabetes, el doble del promedio nacional. Los adultos allí también mueren de enfermedades cardíacas a una cifra mucho más alta que el resto de los residentes de EE. UU.

Una dieta saludable puede ayudar a controlar o prevenir ambos problemas. Pero los residentes de Robertson viven en un desierto alimentario.

El único mercado cerró hace unos años, dejando a los residentes con solo una tienda de conveniencia en una gasolinera y una tienda de dólar.

La tienda de conveniencia ofrece una variedad de alimentos frescos, pero su pequeña selección de productos, carne molida y productos lácteos generalmente cuestan más de lo que se encuentra en mercado o supermercado, encontró InvestigateTV.

Una docena de huevos, por ejemplo, cuesta $ 2.49, más de un dólar más de lo que se puede encontrar en un Wal-Mart en los condados cercanos.

En la tienda del dólar, las únicas ofertas frescas para los compradores incluyen leche entera o de 2%, huevos, carnes frías, perritos calientes y queso.

El USDA etiqueta las áreas como desiertos alimentarios si los residentes de las comunidades rurales viven a más de 10 millas de una tienda de comestibles.

InvestigateTV utilizó datos del USDA y una extensa investigación en Internet para aislar las tiendas de comestibles y los mercados de agricultores que ofrecen una amplia variedad de alimentos frescos en las regiones de los Apalaches y el Delta de otros tipos de tiendas que aceptan los beneficios de SNAP como pago.

De las 33,623 tiendas que aceptaron ayuda alimentaria en diciembre, InvestigateTV determinó que alrededor del 80% no eran el tipo de tiendas en las que los residentes podían confiar regularmente para satisfacer comidas nutricionales diarias y mantener una dieta saludable:

  • Aproximadamente dos tercios de ellos eran tiendas de conveniencia de gasolineras, tiendas de dólar o de descuento, tiendas de tabaco y licorerías donde los alimentos frescos son limitados.
  • Otro 13% fueron tiendas especializadas que ofrecen un solo producto fresco como panaderías, carnicerías o mercados de mariscos. Estas tiendas no tenían grandes selecciones de los otros grupos de alimentos importantes, si hubiera.
  • Seis condados de las regiones, incluido Robertson, no tienen una tienda de comestibles que acepte SNAP.
  • Otros 137 solo tienen uno o dos.
  • El condado de Issaquena en Mississippi no tiene tiendas que vendan alimentos para beneficiar a los recipientes.

En el condado de Robertson, algunos residentes, como Robinson, dependen de las redes de seguridad alimentaria administradas por el estado, una de las cuales le ofrece residentes plantas para poder empezar un jardín de vegetales.

Cada año, Robinson cultiva unas 60 plantas y cosecha suficientes verduras para todo el año.

“Ayuda mucho”, dijo Robinson, quien, junto con su esposa, viven con un sueldo fijo.

Pero también dijo que es mucho trabajo cultivar y mantener un jardín y no todos tienen la tierra adecuada o la salud física para hacerlo.

En el condado de Robertson, aproximadamente el 20% de los residentes se sufren de inseguridad alimenticia porque carecen de recursos, como dinero o un automóvil, para comprar y consumir alimentos saludables con regularidad.

En términos prácticos, el profesor Ziliak dijo que eso podría significar saltarse comidas, no surtir una receta o ignorar una factura.

La falta de un mercado también explica por qué los datos federales muestran que alrededor del 70% de los residentes del condado de Robertson tenían poco acceso a alimentos saludables, entre el porcentaje más alto en Apalaches y el Delta.

“La región central de los Apalaches es muy montañosa. Es un terreno difícil “, dijo Ziliak. “Lo que significa que adquirir alimentos a menudo puede ser un verdadero desafío. Si bien puede vivir relativamente cerca de una tienda de conveniencia que puede tener algunos alimentos, no son suficientes alimentos para una dieta nutritiva. La mayoría de estos hogares tienen que viajar grandes distancias, lo que a menudo puede resultar costoso “.

“Cuando no puedes permitirte comer sano”

Brenda Collins sabe muy bien que una dieta constante de habichuelas enlatadas, nuggets de pollo congelados, papas fritas, y jugos de frutas azucarados no le sirven al cuerpo.

Como enfermera practicante en el Condado de Jefferson de Mississippi, ella trata a pacientes obesos, que luchan contra enfermedades cardíacas, que tienen diabetes. Los tipos de alimentos procesados que están disponibles en gran medida en el condado de Collins pueden empeorar los cuerpos ya frágiles.

En el Condado de Jefferson, las opciones típicas que se encuentran en la mayoría de los estantes de las tiendas incluyen alimentos con alto contenido de sodio y grasas. De las nueve tiendas que aceptan beneficios de cupones para alimentos aquí, solo una es un considerado un mercado común, según muestran los datos federales.

“Comer sano, tener verduras frescas y buenas y una alimentación adecuada es importante”, dijo Collins. “Si no te da para pagar, y el supermercado más cercano está en la ciudad y tiene opciones limitadas o tienes que manejar un mínimo de 30 millas para obtener lo que necesitas, entonces te quedarás sin él”.

Todas las tiendas que participan en SNAP en Jefferson están agrupadas en la sede del condado de Fayette. Pero solo alrededor del 20% de los 7.225 residentes del condado viven en Fayette.

“No tenemos muchas opciones”, dijo Collins. “No tenemos tiendas de alimentos integrales. No tenemos verduras frescas. Hay una necesidad. Comer sano es importante “.

En el 2015, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades etiquetaron una gran franja del lado este del país como el “cinturón de la diabetes”. Incluye la mayoría de las regiones de los Apalaches y el Delta.

En dos tercios de los 662 condados de las regiones, el porcentaje de residentes adultos con diabetes supera el promedio nacional.

“Cuando no puedes permitirse comer sano y comer sano es caro, entonces comes lo que puedes y lo que puedes conseguir es comida rápida”, dijo Collins.

Ella y su esposo Tracy están tratando de cambiar hábitos.

Ella dirige un programa para enseñar a las familias cómo preparar comidas bajas en sodio, cómo cultivar sus propias frutas y verduras y qué alimentos ofrecen el mayor valor nutricional.

“Creo que es importante brindar recursos educativos a las familias”, dijo Collins.

Durante los últimos 14 años, ella y su esposo, un pastor, han llevado a los niños a campamentos de verano durante cinco días para exponerlos a la naturaleza y proporcionarles comidas nutritivas y, con suerte, para enseñarles a una edad temprana el valor de una dieta adecuada.

“A veces la gente no ve los efectos de las cosas hasta que es demasiado tarde”, dijo Collins. “Una vez que comencemos a ofrecer más programas y más oportunidades para que las personas se recuperen, creo que vendrán. . . Solo tienen que tener la oportunidad “.

Cómo las familias sobreviven con cupones de alimentos

Antes de COVID-19, aproximadamente el 12% de todos los hogares en los EE. UU. dependían de los cupones de alimentos para llegar a fin de mes.

Breanna Talbert en el condado de Wirt, Virginia Occidental, estaba entre ellos.

La madre de 39 años de una hija de 13 años luchó para que su beneficio mensual de $346 se extendiera desde el primero hasta el 31.

“Había mucho ramen (fideos), macarrones con queso, cosas que eran baratas”, dijo.

Las frutas frescas, las verduras y el pollo eran un placer excepcional para la familia. A veces, con su beneficio mensual agotado, se quedaba sin para que sus hijos pudieran comer.

La cantidad de dinero que las personas y las familias reciben en cupones de alimentos se ha mantenido constante desde el inicio del programa en la década de 1960, cuando se factoriza la inflación, dijo Ziliak, investigador de la pobreza de la Universidad de Kentucky.

Por ejemplo, cuando se ajusta a la inflación, una familia de cuatro que vive en los EE. UU. continental recibió menos beneficios de SNAP en 2019 que en 2000: $642 frente a $647 hace una década. (Alaska y Hawái reciben un poco más).

“La palabra clave es complementaria. No está diseñado para cubrir todo su presupuesto “, dijo Ziliak. “Está diseñado para cubrir parte del presupuesto de alimentos”.

En 2019, una familia de cuatro tenía como máximo $21.40 al día para comida.

Antes de la pandemia, solo alrededor del 40% de todos los beneficiarios de SNAP recibían la asignación máxima. Los ingresos del trabajo o del Seguro Social redujeron la cantidad de cupones de alimentos que recibía una familia o un individuo.

En las regiones de los Apalaches y el Delta, se estima que el 15% de todos los hogares recibieron beneficios de SNAP, según muestran los datos del censo, que fue ligeramente superior a la estimación nacional.

Pero en algunos de los condados más pobres, el porcentaje de hogares que reciben cupones de alimentos es el doble del promedio nacional:

  • En el condado de Owsley, Kentucky, el 39,4% de los hogares reciben beneficios SNAP. Su ingreso familiar promedio se estima en $14,303, casi cuatro veces menos que el ingreso promedio nacional de $51,758.
  • En el condado de Green, Alabama tiene el porcentaje más alto de hogares que reciben SNAP en el Delta con un 38,9%. Esos hogares tienen un ingreso medio de $10,972, casi cinco veces menos que el promedio nacional.
  • En el condado de Lee, Arkansas y el condado de Sumter, Alabama, donde aproximadamente una cuarta parte de los hogares dependen de SNAP, sus ingresos medios son menos de $ 10,000. Y, en ambos condados, el 93% de todos los hogares de SNAP tuvieron trabajo en los 12 meses anteriores.

Para casi todos los estadounidenses que reciben cupones de alimentos, el beneficio no cubre el costo de una comida en sus respectivos condados, según un estudio de 2018 del Urban Institute, un grupo de expertos no partidista en Washington, D.C.

El estudio mostró que, en promedio, una sola comida cuesta $2.36, pero los beneficiarios de SNAP reciben como máximo $1.86 por comida.

Un análisis de InvestigateTV de los datos muestra que en todos los condados menos 24 en los Estados Unidos - de más de 3,100 condados - los beneficios de cupones para alimentos no cubren el costo de una comida para la mayoría de las personas.

En todos los condados de las regiones de los Apalaches y el Delta, una comida cuesta más que los beneficios.

Por ejemplo, en el condado de Lafayette, Mississippi, el costo de una sola comida es un 35% más que la cantidad máxima de cupones de alimentos, según muestran los datos del Urban Institute.

En el condado de Wirt, Virginia Occidental, Breanna Talbert ha tenido que ser consciente de dónde compraba. En las dos tiendas de comestibles de la ciudad, la comida cuesta más que en los supermercados a 30 millas de distancia.

Por qué la pandemia ha ayudado a algunas familias en apuros

Las imágenes de filas largas y persistentes en las despensas de alimentos durante la pandemia llevaron al Congreso a aumentar los beneficios de cupones para alimentos para todos en un 15% y a dar a cada destinatario la cantidad máxima.

Para Talbert, eso ha significado deshacerse de los fideos ramen y la carne molida de baja calidad por pollo, chuletas de cerdo y productos frescos.

“Ahora mi refrigerador está lleno”, dijo. “No es como si estuviera saliendo y comprando bistecs o algo así. Pude ir a Sam’s (Club) el otro día y comprar seis paquetes de pechugas de pollo por $ 1.99 cada uno. Estaban a la venta allí, y no hubiera podido hacer eso antes “.

Sin embargo, esos beneficios aumentados se retirarán en el otoño.

Los defensores e investigadores como Ziliak dicen que esos cambios deberían hacerse permanentes para ayudar a aliviar los problemas de inseguridad alimentaria que enfrentan tantos estadounidenses y, en última instancia, para ayudar a mejorar los resultados de salud.

Talbert está de acuerdo.

“A mi hija le encantan los espárragos. Puedo comprar espárragos a mi hija cuando quiera. Y es una buena sensación “, dijo. Antes, “no había forma de que pudiera haber comprado espárragos”.

Pero si los beneficios de los cupones de alimentos regresan a los niveles de 2019, los espárragos, un vegetal lleno de vitaminas que ayuda a mantener un peso saludable, mejorar la digestión y reducir la presión arterial, volverán a convertirse en un regalo poco común en la familia Talbert.

Editado por Stephanie Czekalinski

Copyright: Gray Media Group y InvestigateTV

Copyright 2021 Gray Media Group, Inc. All rights reserved.